Sur Astronómico

Viernes 7 de mayo de 2021 19:52 UT - Día Juliano 2459342

Gemínidas, una lluvia de estrellas fugaces

Conrado Kurtz
Jueves 13 de diciembre de 2007
Observación
Gemínidas, una lluvia de estrellas fugaces

Todos hemos visto alguna vez una estrella fugaz cruzando raudamente el cielo. A pesar de su nombre no tiene nada que ver con las estrellas: no son estrellas que se mueven, ni pedazos de estrellas, ni estrellas que "mueren". En realidad, el nombre es un recuerdo de las épocas en que el hombre creía que las estrellas eran puntos luminosos en una enorme esfera, y esos puntos estaban fijos a ella, de ahí que a las estrellas se las denominaran "estrellas fijas", en comparación con 7 astros que se desplazaban entre las estrellas fijas de una zona particular del cielo. Esos astros que se movían recibieron el nombre de "planetas" (en griego, errantes o vagabundos).

Ocasionalmente vieron otros astros que parecían huir, fugarse de su lugar del firmamento, de ahí que se los denominara "estrellas fugaces". Hoy sabemos que las "estrellas fugaces" o meteoros (tal es su denominación técnica) son en su inmensa mayoría partículas de polvo, del tamaño de un grano de arena o menor aun, que ingresan en la alta atmósfera terrestre (a unos 100 km de altura aproximadamente) a velocidades de entre 70.000 a 250.000 km/h. Al ingresar, comprimen el aire que esta por delante de tal manera que alcanza temperaturas extremadamente altas, por lo que brilla por unos breves instantes.

Una pequeña cantidad de meteoros son de dimensiones mayores generando una estrella fugaz extremadamente brillante, que recibe el nombre de "bólido". Si es lo bastante grande para resistir el paso por la atmósfera y llegar hasta la superficie, a ese objeto se lo denomina "meteorito".

Algunas noches particulares a lo largo del año tienen la particularidad que se pueden observar muchas más estrellas fugaces que en otras.  En esas noches se dice que hay una "lluvia de estrellas fugaces". Esto ocurre porque nuestro planeta, en su movimiento de traslación en torno al Sol, se encuentra con ingentes cantidades de polvo en determinados puntos de su órbita, barriendo literalmente a aquellas partículas que se encuentran en su recorrido, y que son las que vemos ingresar en la alta atmósfera.

¿Por qué hay zonas de la órbita terrestre con mucho polvo? La causa son otros cuerpos del Sistema Solar: los cometas. Estos cuerpos tienen en general un diámetro de unos pocos km, de forma irregular, como gigantescas montañas de hielos (hielo de agua en un 90% o más junto con hielos de otras sustancias como nitrógeno, monóxido y dióxido de carbono, amoníaco, y de otras sustancias), y mezclados con esos hielos existen enormes cantidades de polvo.

Cuando los cometas, en su movimiento orbital en torno al Sol se aproximan a éste (es decir se acercan la "perihelio") la radiación solar provoca que el hielo de la superficie se volatilice (es decir el cambio de estado de sólido a gaseoso) y ionices, y junto con ello se desprenden las partículas de polvo que estaban adheridas, conformando las conocidas colas cometarias. El polvo desprendido se mueve en torno al Sol en una órbita semejante al del cometa del que se originó. Y si el cometa tiene una órbita que cruza la de la Tierra, cuando nuestro planeta pasa por la zona del cruce "barre" a todas las partículas que se encuentren en su camino, originando las ya mencionadas "lluvia de estrellas fugaces".

La de esta noche es causada por el polvo que se desprendió de un objeto denominado 3200 Faetón, un antiguo cometa que ha perdido sus hielos. Debido a que su órbita cruza la terrestre, es considerado un "Asteroide Potencialmente Peligroso". Su diámetro es de unos 5 km por lo que las consecuencias de un impacto con la Tierra serían considerables: Faetón tiene la mitad del  diámetro del objeto que habría ocasionado la gran extinción Cretácica/Terciaria, en la que desaparecieron, entre otros grupos de seres vivos, los famosos dinosaurios.

Si se proyectan hacia atrás las trayectorias de los diversos meteoros correspondientes a una lluvia de estrellas fugaces, todas parecen reunirse en una región del cielo denominada "radiante", el punto de donde parecen provenir estos meteoros. En este caso, el nombre de Gemínidas se debe a que las estrellas fugaces surgen aparentemente de un punto del cielo que se encuentra en la constelación de Gemini (los "Gemelos"), próximo a la estrella Castor, la segunda más brillante de esta constelación.

Para observar este fenómeno no se requiere ningún instrumento mas que nuestros ojos. Se recomienda hacerlo en posición horizontal, en una reposera, de manera tal que el campo visual se encuentre completamente hacia el cielo. Pueden surgir en cualquier parte de la esfera celeste se recomienda observar desde un lugar apartado de las luces y contaminación urbana. En estas condiciones se podrán ver de 10 a 20 meteoros por hora entre las 00.00 y las 04.00 aproximadamente.

Sur Astronómico

 
1 + 2 = ingrese el valor del cálculo.
 
La dirección de email no será publicada y no es requerida.
ENVIAR

Sea el primero en dejar su comentario.